jueves, 5 de marzo de 2015

Un coche nuevo no va a ser siempre infalible

Pues sí, nada hay más agradable, al menos para los que disfrutamos con el mundo del motor, que estrenar coche. Y no hablamos de uno de segunda mano que hayamos encontrado por un precio razonable, sino de un vehículo recién salido del concesionario, con todas las piezas relucientes, con el cuenta kilómetros a cero y con ese olor inconfundible a piezas sin estrenar.
El problema reside en que últimamente tal acción es complicada de llevar a cabo debido a la incidencia de la crisis económica, que ha provocado el vertiginoso descenso de las ventas en los concesionarios. Parece que en 2014 la cosa ha remontado un poco, pero es obvio que estamos muy lejos de otros guarismos. Además, como puedes comprobar si haces clic aqui, lo de los desguaces virtuales también ha despegado, y como son sitios fiables y que permiten ahorrar, está claro que estamos ante decisiones que tienen que ver con uno mismo.

En cualquier caso, estrenar un coche no deja de ser excitante o recomendable. Además, el sector automovilístico siempre ha tenido una importancia más que relativa en nuestra economía, de ahí que nuestro deseo sea que éste pueda seguir siendo viable, ya que necesitamos más que nunca que las finanzas de nuestro país remonten el vuelo.
Como nos gusta hacer un poco de ficción, vamos a suponer que te compras un automóvil nuevo, ¿de acuerdo? Pues bien, si ello ocurre de verdad, además de disfrutar con el olor a nuevo de todo el interior, tienes que tener en cuenta algunas cuestiones que van a llamar a la puerta de tu cuenta corriente. En efecto, hablamos de los gastos que un nuevo coche conlleva, además del consabido del precio, claro.

De entrada, no te vas a librar de pasar la ITV, eso que te quede claro. Aunque es cierto que hasta pasados cuatro años no tendrás que ir a la línea de revisión, al final tendrás que encaminar tus pasos hacia un centro de Inspección Técnica de vehículos.
Y por supuesto, ten clara una cuestión: tu seguro va a ascender. Si adquieres un auto nuevo lo mejor es asegurarlo a todo riesgo, por lo que verás aumentar la cuota anual o semestral, según lo quieras pagar. Puede ser una opción válida contratar una franquicia, pero ten siempre presente que cualquier accidente o arreglo supondrá que tendrás que abonar lo que hayas contratado, así que mucho ojo con esto, por favor.

Por cierto, y aprovechando que antes los hemos mencionado, no estaría de más tener en cuenta que a pesar de toda la seguridad pasiva de tu vehículo, puedes verte envuelto en un accidente. Entonces la opción es el recurso de la tasacion coches siniestrados para desguace, ya que así al menos recuperaremos algo de dinero y podremos comprarnos otro vehículo nuevo o usado.
Pues nada, si estás en condiciones de estrenar coche adelante, seguro que el olor a nuevo te invade por completo y te sientes feliz y realizado. Eso sí, ten siempre presente que hay algunos gastos y trámites de los que no te vas a librar, ni siquiera aunque tu automóvil brille con esa pátina que solamente tienen los turismos recién salidos del concesionario...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!!