miércoles, 10 de febrero de 2010

Las 10 cosas que tu jefe más odia de tí­


1. Llegar tarde – Todo el mundo llega tarde de vez en cuando por problemas de tráfico, porque ha perdido el autobús o porque se ha dormido. Sin embargo, a algunos les pasa más a menudo que a otros. Además éstos suelen dar una excusa floja, como si no les importara haber llegado tarde. Eso puede desesperar a tu jefe.

2. Falta de iniciativa – Los jefes odian ser molestados continuamente por pequeñas cosas, como por ejemplo si debes llevar a comer a un cliente que te visita al mediodí­a. Seguramente deberí­as preguntarle directamente al cliente si quiere ir a comer, por tu propia iniciativa. Tus jefes te pagan para que hagas tu trabajo, así­ que hazlo.

3. Demasiada iniciativa – que es como ser idiota. Solo hay algo pero que la falta de iniciativa, y es ignorar completamente las instrucciones para hacer otra cosa, que generalmente genera más problemas.

4. Molestarse y quejarse – Si un dí­a tu jefe no te saluda al pasar por tu lado puedes sentirte molesto, él lo sabe pero quizá es porque esté ocupado en problemas más graves. Pero lo que, por ejemplo, es peor es que después de comprar un equipamiento nuevo se oigan comentarios del tipo “deberí­amos haber comprado el otro modelo” o “falta parte de lo que necesitamos”.

5. Deslealtad – Los jefes odian que en las reuniones los empleados aprovechen la oportunidad para criticar al jefe, reirse de sus medidas o echarle la culpa de todo. Son humanos, trabajan por su empresa y la deslealtad les molesta.

6. Falta de pasión o de interés – Aunque te cueste creerlo tus jefes también tienen vida propia fuera de la oficina. Les cuesta levantarse por las mañanas y les aburren las reuniones. Pero tienen que mantenerse motivados y esofrzarse por motivar a los empleados, por lo que cuando éstos se duermen, olvidan nombres o se muestran aburridos les irrita sobremanera.

7. Tratar de ser su mejor amigo – Ellos no quieren que seas su mejor amigo. No quieren encontrarte en el bar, no quieren que les cuentes lo que piensas de ellos o lo que pasó con tu compañero en el baño. Saben por experiencia que, si muestran mucho interés, les empezarás a tratar como a un amigo y a no obedecer sus órdenes.

8. Mentiras sin importancia – Como por ejemplo, decir que no has podido coger su llamada porque te has quedado sin baterí­a en ese momento, o que no has recibido el email, que la reunión se ha alargado demasiado y por eso no has podido volver a la oficina, que has perdido dos caros recibos de taxi, que hoy vas a trabajar desde casa, que tienes que ir a un funeral, auna boda, etc. El mayor insulto es que creas que ellos te creen.

9. Infantilismo – No son tu madre. No quieren que les consultes sobre tus pequeños problemas personales como qué coche te vas a comprar o el mueble que vas a poner en tu cocina.

10. Aspirar a su puesto – Ellos gastan todo el tiempo y energí­a en protegerte de los superiores. Tú pones todo tu esfuerzo en quejarte de ellos. Y después de todo, tu quieres su puesto. Imperdonable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!!